Mente

10 claves para aprender a cerrar ciclos

Soltar algo hacia lo cual hemos sentido apego no siempre es fácil. Aunque algunos lo hacen de manera rápida, para otros es más complicado por miedo al dolor que puedan sentir y el no saber qué hacer con la tristeza cuando esta aparezca.

Algunas circunstancias generan una ruptura en los acontecimientos normales y esto es paralizante, pero la urgencia de sanar interiormente exige empezar a desprenderse de los hechos dolorosos y continuar escribiendo nuestra historia en una nueva página.

Por ello, aprender a cerrar ciclos es indispensable para vivenciar las transformaciones necesarias y evolucionar como personas.

Si te encuentras en esta situación, en la que sientes que no puedes vivir con total plenitud todas las cosas buenas que te ocurren, porque tu mente se encuentra atascada a recuerdos del pasado que te impiden avanzar, entonces continúa leyendo y aprende a liberarte de todo cuanto te ate.

A continuación, compartiremos contigo una serie de consejos para que des el paso decisivo y empieces a cerrar ciclos en tu vida.

Consejos para cerrar ciclos

1-Procura vivir libre: sin crear lazos eternos con otras personas o con objetos. Vive lo más ligero que puedas. Tú eres tu mejor compañía. Los objetos son reemplazados por otros, tarde o temprano, y las personas sólo transitan por nuestra vida y tropezamos con ellas, pero al final todos tomamos caminos diferentes, porque así funcionan las cosas. Debes tener esto presente e intentar vivir con el mayor desprendimiento que puedas.

2-No niegues: eso que te ha ocurrido porque, mientras más trates de evadirlo, mayor fuerza cobrará y se instalará con más ahínco en tu vida. Debes comprender que algunas situaciones no podemos evitarlas porque han ocurrido para dejarnos grandes enseñanzas. No hay otra forma de aprender aquellas lecciones que son trascendentales. Toma las cosas con calma y observa qué te ha enseñado lo que te ha pasado y hoy te duele mucho. Entiende que es parte de tu evolución como persona.

3-Haz ejercicios: para despedirte de las cosas desagradables que ya no quieres tener en tu vida. Por ejemplo, puedes escribir una carta que, aunque no la entregues, te sirva para desahogarte y sacar todo el peso que injustamente te has impuesto como castigo.

4-Piensa en el futuro: aun cuando lo que ha ocurrido haya sido incómodo, podrás desprenderte con mayor facilidad del pasado si empiezas a concentrarte en el futuro. Recupera el entusiasmo por los días que vienen, piensa en planes, trázate nuevas metas, dibújate un horizonte distinto. Después de todo, vale la pena soñar el futuro porque ahora eres una persona distinta que goza de mayor experiencia en la vida.

5-Conserva la tranquilidad: ya basta que, por algo del pasado, no puedas tener calma en el presente. Despeja tu mente para que entren pensamientos positivos. Si ya ocurrió, no tiene sentido que te siga robando la quietud.

6-Deja de repasar tus errores: de pensar qué hiciste bien, qué no debiste haber hecho, en qué cosas fallaste y cuáles fueron acertadas. Simplemente, detén estos pensamientos, no les permitas que ocupen ni el más mínimo espacio en tu mente. Piensa en cómo proceder de manera inteligente en situaciones futuras, y del pasado ya no te ocupes más.

7-Trabaja el perdón: porque con ello aprenderás a liberarte de la rabia y el odio. Esto será positivo en tu vida. Te traerá paz y podrás comenzar a vivir en armonía. Perdónate y perdona a quienes te han lastimado. Cada quien da lo que tiene en su corazón. Probablemente aquella persona no tenía más para dar, o no tenía espacios de luz para regalar. Ahora el perdón es el regalo que tú debes concederte.

8-Cambia tu círculo de amistades: si algo no funcionó con las personas que te rodeaban, enfócate en el hecho de que el mundo está lleno de millones de seres humanos y hay quienes tienen hermosos sentimientos por compartir y están en disposición de vivir contigo nuevas experiencias. A partir de ahora puedes darte el permiso de conocer otras amistades con las cuales vivir momentos únicos y diferentes. Evita hacerte daño queriendo estar cerca de aquellos que te han hecho daño.

9-Vive todos los días sin miedo: por eso que ha ocurrido tal vez sientas temor de vivir nuevas cosas o te prives de dejar fluir tus emociones porque crees que así impedirás el dolor. Pero, en realidad te causas más dolor de esta manera porque te estás prohibiendo vivir. No temas amar, no temas confiar nuevamente, no temas a la vida. Todo es parte del crecimiento.

10-Sonríe: y siente agradecimiento cada día de tu vida por las hermosas cosas que te pasan, las personas extraordinarias que se cruzan en tu día, los extraños que te hacen sonreír, las personas que te aprecian, tu familia, aquellos a quienes atesoras en tu corazón y todo lo bueno que tienes contigo. Mientras hay dolor es difícil ver lo positivo, sin embargo, si haces un leve esfuerzo te percatarás de la abundancia que tienes cerca de ti.

No rechaces las experiencias, todas dejan una ganancia en conocimiento, aprendizaje y sabiduría. Aquello que te causó amargura en un momento, ya no está ocurriendo ni se está repitiendo, simplemente quedó atrás.

Ahora te toca a ti empezar a dar pasos hacia adelante y enfocarte en los nuevos objetivos que tienes por cumplir para seguir tu camino hacia la auto-realización.

En este momento, eres una nueva persona, lo que has vivido te ha cambiado, te ha dado más fortaleza y sólo podrás vivir esta grandeza a partir del día que tomes la decisión de comenzar a cerrar ciclos.

Author: Edith Gomez

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.Twitter: @edigomben