Month: March 2011

Espiritu

La Oracion & La Buena Suerte

En el día de hoy como todos los miércoles vamos a tocar en un Tema Relacionado con la buena suerte; En el pasado aquí hemos definido La buena suerte pero vamos a definirla ora vez . La famosa buena suerte puede ser definida como los resultados favorables de una acción o circunstancia que efectuemos en nuestro diario vivir. Es importante que reflexionemos por un momento y aceptemos que podemos encontrar varios momentos de buena suerte en nuestro diario vivir y aveces estos momentos pasan por inadvertidos.

Espiritu

El Amor Santo & El Amor Profano

El amor profano es interesado, egoísta, por consiguiente ferozmente celoso. Quiere ser el único en amar y considera que quien pretenda amar lo que él ama, lo ofende y atropella. Eso sucede porque el amor profano no es otra cosa que desarrollo de amor propio y de la propia satisfacción.

Espiritu

Dichos de los Santos

“No entones las alabanzas divinas solo con la voz, acompaña también la voz con las obras. Si cantas solo con la voz, por fuerza tendrás al fin que callar; canta con la vida para no callar jamás.”

“La soberbia no es grandeza, sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande, pero no está sano.”….

San Antonio de Padua “Un cristiano fiel, iluminado por los rayos de la gracia al igual que un cristal, deberá iluminar a los demás con sus palabras y acciones, con la luz del buen ejemplo”.

Espiritu

Jesus Habla Sobre La Oracion

Mi Madre ora contigo cuando rezas el Rosario. Su Corazón es un canal a través del cual tus oraciones ascienden al Cielo, y la gracia pasa de regreso a ti. Es así como Su Corazón es una conexión con Dios y con la gracia de Dios, justo como si conectaras la luz eléctrica a la corriente.

Espiritu

Los Cinco Pasos de la Oracion

La oración es vincularnos con Dios. En oración, creas un espacio sagrado en el cual comulgas con Dios. Utiliza el proceso de cinco pasos que te presentamos a continuación para que profundices tu ví

Espiritu

Oracion para Cada Dia de La Semana

Líbrame Señor, yo te lo ruego de todo corazón, de cuantos males pasados, presentes y futuros, tanto del alma como del cuerpo, puedan aquejarme, concediéndome por vuestra bondad la paz, la salud, la tranquilidad y cuanto pueda redundar en la honra y gloria