Cuando nuestro santo aún era un niño, tuvo la suerte de que llegó a su ciudad a predicar el Beato Pedro Fabro (discípulo muy amado de San Ignacio de Loyola) y se hospedó en la casa de los padres de Alonso y luego en compañía del jovencito se fue a una finca que poseía la familia Rodríguez, y allá lo preparó a la Primera Comunión. Esta amistad con un gran apóstol le fue de enorme provecho para su santificación.

Read More

Encontré esto el otro día y no puedo decirles lo que ha sucedido desde que lo hice… absolutamente maravilloso… inténtelo usted mismo, y enfóquese en que usted TIENE lo que desea en lugar de concentrarse en lo que usted no tiene.
He hecho esto durante más de treinta años y es notable cómo una persona programa la mente subconsciente.

Read More